lunes, 3 de julio de 2017

El muerto(Parte 1 de ?)

Era la cuarta paja que me hacía mirando sus fotos, recordando los momentos en que hacíamos el amor, en que éramos felices, tratando de reemplazar la cara de su actual novio con la mía, imaginando que su sonrisa era para mí. Ya no soportaba la vida, mi se había convertido en un túnel, que recorrí pensando que al salir habría un lugar mejor, donde el Sol brillara y hubiera aire fresco, pero al llegar al final había una pared de concreto marcando el final del camino, y ya no podía volver atrás porque el techo se iba derrumbando a medida que avanzaba.
Cortarse las venas se sintió peor de lo que imaginé así que aceleré el movimiento para no arrepentirme, por suerte mi papá afila la cuchilla seguido.  Suelto la cuchilla cuando ya no siento la mano,  el dolor es indescriptible, pero nadie me va a salvar de esta, nadie va a la casa hasta dentro de siete horas, nadie  va a poder salvarme, solo queda afrontar mi destino en plena agonía, aunque el dolor físico apaga el otro dolor, eso es en cierta medida reconfortante. ¿Qué a qué hora pasó todo?
Cuando me corte las venas eran las 12 pm en punto, tengo una fijación con los números redondos, y no hay nada mas redondo que cortarse las venas a la hora exacta del mediodía. Aproximadamente  a las tres de la tarde fue cuando se presentó, (lo sé por el silencio reinante, muy típico de la hora en que mis vecinos duermen la siesta, hasta mis perras lo hacen, ya no las escuchaba ladrar desde afuera) la sangre en el cuchillo ya estaba seca, no podía hacer otra cosa que mover mis ojos, por momentos me desmayaba  o me dormía no sé,  no soy médico, solo puedo decir lo que sentía, seguro ya estás pensando que soy un idiota por no saber explicar lo que me pasaba, igual que todos a lo largo de mi vida que siempre tenían una razón para marcarme un error, parecía que lo disfrutaban, que esperaban ese momento con ansias, “Oh Franco cometió un error, voy a refregárselo en la cara, aunque eso no le aporte nada y no lo ayude a mejorar”, además, hay tanta información en el mundo con la internet, que prácticamente hasta respirar lo haces mal, hasta caminar, porque siempre hay gente dispuesta a decirte lo que ellos hacen bien y como todo el mundo deberían ser como ellos, hijos de puta, no quiero vivir en un mundo con ellos. Pero lamentablemente gracias a vos  mis deseos no se harían realidad. ¿No?
Ni suicidarse puedo ya, no puedo hacer nada sin que alguien venga y me diga que no, que haga esto otro. Sí, ya se entiendo los motivos, y sí lo voy a hacer, no por ganarme tu bendita redención, sino porque la idea de suicidarme era no joder a nadie más, y no me voy a poder morir tranquilo si sé que gracias a mi muerte van a morir otros.
Esta bien sigo con el relato:
Era la hora de la siesta y blablablá, a todo esto una sombra tridimensional atravesó las paredes externas de mi cuarto. Más allá de que sea asombroso atravesar paredes, también era asombroso porque vivo en planta alta. Pero a esa altura mi capacidad de raciocinio era pésima, todo era como un gran sueño, solo que estaba consciente de que no lo era, pero me dejaba llevar. Y la sombra se quedó ahí, se quedó y no dijo nada, sentado como un indio parecía esperar, y esperaba, de vez en cuando me tocaba, o pasaba sus extremidades por mi cara, extremidades  que aleatoriamente cambiaban de numero o eso parecía, tal vez hubiera un raciocinio detrás de todo eso, tal vez la agonía hacía de cualquier acto simple, onírico.
Así que no puedo asegurar si eran reales los dientes en sus extremidades o una lengua bífida tan larga que salía de su rostro hasta alcanzar mi cara.

Lo último que recuerdo es a esa cosa sacando fauces  de una cara que parecía lisa y envolverme en ellas y ahora estoy acá.

domingo, 2 de abril de 2017

It's just a ride

Salgo del trabajo y no hay nadie esperándome, llego a mi casa y tampoco, en el tren no hay ningún conocido, nadie que me quiera hacer mas ameno el viaje, llego a mi casa y la heladera esta vacía, ni siquiera se molestaron en dejarme algo. Y mi pieza sucia, la chica que limpia se habrá olvidado de mi cuarto, otra vez. Pero ahora tengo sueño, no quiero limpiar, mañana me levantaré temprano. 
Para que me saque las zapatillas, caca de perro al lado de mi cama. 
Que estrictos que son cuando se trata de los perros pero se cagan en mí, literalmente. Seguro hasta soltaron unas risas al imaginarse mi reacción al ensuciarme de mierda.
Estoy harto de ser el idiota de la familia, el tonto, el deforme. Que digo mi familia, el idiota del mundo, porque no hay ningun circulo al que me integre en el que sea respetado, siempre soy el chiste. Seguro voy a la China y se burlaran de mí, primero no me daría cuenta porque me insultarian en Chino claro, o en mandarín anda a saber, pero soy una persona curiosa, tarde o temprano buscaría esas palabras en internet o en un diccionario argentino- chino, que digo, español- chino, ni que el argentino fuera un idioma per  sé, ves que soy un idiota, hasta cuando no me doy cuenta soy idiota, y cuando me doy cuenta peor, porque intento disimularlo y se nota mas mi exagerada paráfrasis de normalidad. Lo peor es que soy ateo y no soy fanático de nada. No lo digo porque sea algo malo al contrario estoy profundamente convencido de mis convicciones (valga la redundancia), pero se que si fuera lo contrario a lo que soy la tendría más fácil.
En primer lugar, ser teo te permite pensar que sos especial, porque por mas deforme, idiota y forro que seas, siempre vas a tener la sensación de que un ser todopoderoso y lleno de amor te cuida las espaldas y te abraza cuando te sentís mal. Lástima que no me gustan las mentiras, siento asco por ellas en cualquier sentido, sino seria una opción muy viable para curar mi infelicidad. Aunque, primero tendría que desconectar mi cerebro, todas mis neuronas útiles, romper un par de conexiones cerebrales, y yo la verdad no se si hay un tratamiento semejante,  y si lo hay, si me da el efectivo para realizarlo vió. Bah,dicen por ahí que un resultado parecido se obtiene viendo televisión, todos los días, mínimo ocho horas, pero me quedaría dormido, o imaginaria cosas mas interesantes para entretenerme yo sólo. Por las dudas si te interesa te cuento, me han contado que el procedimiento es mas efectivo si miras cualquier programa que se inmiscuya innecesariamente en la vida de otras personas, datos que todos sabemos que no aportan nada a la felicidad colectiva. Y si en esos programas hay hombres o mujeres que se reducen a si mismos a un estado de maniquí parlante que solo sirve para ser exhibido, y que obviamente la parte de parlante no viene porque a alguien le interese lo que dicen, sino porque de vez en cuando deben hablar, para que quede claro que no estamos ante simplemente un pedazo de silicona.
Y por otro lado, fervientemente pienso que ser a fanático me ha permitido mantener mis pensamiento claros en muchos asuntos, atento a todas las opciones por mas que vengan del lado contrario a lo que considero mas potable. Lo cual me hace cambiar muchas veces cambiar de opinión, para mejor para mi cerebro, que me lo agradece.el que no me lo agradece es mi corazón, porque mi corazón quiere ser amado, y la gente solo ama o quiere, o es compañera de alguien que piensa como ella, que comparte sus aficiones y fanatismos, que putea a la misma gente y reverencia a la misma por igual, y todo esto sin vacilar, sin nunca preguntar:  pero como saben que esto es verdad? De donde saco esta información? Porque debo creerle? La única respuesta que tienen es que si su personaje idolatrado hace o dice algo es bueno y verdadero, no porque lo sea en su esencia, sino porque todo, cada acto y cada pedo que se tira su idolo, es perfecto y bien perfumado.
Ahora que te dije esto, recuerdo una frase de no se quien, que dice: en lo último que confíe  fue en un pedo  y me termino cagando el hijo de puta. Así que imaginate, no se a que viene esto pero quería contártelo, a veces no sabes porque pero las cosas te vienen a la cabeza y necesitas expresarlas, y lo peor que puede pasar es que no quieras abrir la boca porque sabes que nadie te quiere escuchar, que sos el idiota, y a nadie le importa la opinión de un idiota, me mirarían un segundo, sorprendidos de que me atreví a hablar, hasta asombrados de mi ingenuidad al pensar que me escucharían. Dos segundos, tal vez tres, y seguirán hablando de sus temas. Mientras yo término mi comida y me voy a encerrar con las únicas personas que me entendien, aunque ellos  no saben que me entienden, ya que la relación es unilateral. Cortazar, borges, escritores muertos, que me dan un abrazo con sus palabras, con sus libros, un abrazo que me dura poco pero me dura. No son los únicos que me abrazan pero quería decirte algún nombre rápido sin dubitar mucho,  muy buena memoria para las cosas buenas, pero eso no quiere decir que esos dos autores hayan sido los únicos que me leí, ni los únicos que me arreglaron la vida. Ni que nunca haya pasado momentos buenos con otras personas, pero todo se esfuma tan rápido, que al otro día todo sigue igual, por mas que hoy tenga el mejor día de mi vida, se que es efímero y no volvera, que nada vuelve, como un boomerang fallado. Que uno lo compra porque piensa que va a volver a los brazos de uno, pero no, nose si porque vino defectuoso de fabrica o porque se espanto de mi, pero, se va, hasta que se pierde en el horizonte y lo pierdo.
Lo que me mas bronca me da es que me prometieron que iba a volver, me prometiste que ibas a volver lucía, y nunca, yo sólo acurrucado en mi cama, y vos allá, tan feliz, con otro,con otras personas tan distintas a mi, que te dan eso que yo no tenía, y que vos ansiabas, decías que me amabas, pero a la vez buscabas que cambie, para poder terminar de darte lo que quería.
Perdón, cambie de tema, nose porque te cuento esto, no se si existís, si yo te cree o existís mas allá de mi mente, mas allá de este mundo.
Siempre me gustó pensar que alguien me observa secretamente, admirandome, guardando mis actos para la posteridad para cuando llegue una epoca que sepan apreciar todo lo que hago.
Me encanta la historia de Kafka, un hombre que quiso quemar sus escritos pero su amigo, en contra de su voluntad post mortem, me gusta porque el rehusaba a la apertura de su obra al mundo, sin embargo yo todo lo contrario, quisiera tanto que me amen, que me aprecien, que me digan, Bruno sos bueno en esto, gracias por existir, seguí haciéndolo y alegranos. Y este sentimiento sólo me hace mas mediocre, porque no busco el talento por RL talento, lo busco por el amor que se le brinda a la gente talentosa. Hasta en eso me superaba Salieri en Amadeus, hasta en eso soy mas mediocre que que él. El, que era el rey de los mediocres.
Ya lo dijo bill hicks, life is just a ride, hagamos le caso, detesto ver gente enloquecerse por nimiedades, y las cosas importantes las dejan ir. Se obsesionan con una línea de tierra que recorre la pared, pero no pueden ver las sonrisas que los rodean, no ven al mundo girar a su alrededor mientras enloquecen por una mancha.
O tal vez enloquezcan por ser el que más venda de su grupo, lo cual significaría cien pesos mas que sus compañeros, pero mientras el enloquece por esos 100 pesos y se tiene que comprar alcohol o drogas para apaciguar la presión, esos 100 pesos o mas, se esfumaron y vuelve a nada. En cambio sus compañeros, con 100 pesos menos pudieron ahorrar más, em sonrisas y en dinero, ya aie sólo gastaron lo necesario, sin llenarse de sustancias para sobrevivir a su vida.
O tal vez enloquezcas por el diploma de mejor alumno che pibe, renunciando a todo por tener un promedio de diez sobre diez, todo para lograr el orgullo de tus padres, quienes te van a dar una palmadita en la espalda y juntaran la plata para mandarte a un psicólogo, porque en el medio te volviste un fóbico social, que enrojece con solo decirle hola una mujer, que tiene terror de pisar un boliche, incapaz de levantarse una mina, aun cuando estas no le ofrezcan grandes obstáculos, su terror lo paralizara, y luego inventara justificaciones a este comportamiento cuando la única justificación es su cobardía.
Tal vez seas un jefe que por miedo a que no le hagan caso busca infundir el miedo en sus subordinados, ya que el esta subordinado a otros poderes, a los que teme mucho mas, y le tiemblan las piernas de solo pensar en defraudarlos.
Sabes por que te cuento esto? Simplemente quisiera que mis pensamientos quedaran en algún lado, se que no me estas grabando ni nada parecido, pero, de vez en cuando recordadas mis palabras, quedaran circulando en tu memoria, y un fragmento rebotará en tu conciencia de vez en cuando, y si rebota lo suficiente tal vez se lo cuentes a alguien y así. Simplemente eso, justo te vi cuando estaba a punto de bajarme, y decidí quedarme un rato mas a contarte, a dar por terminado el paseo apagando bien el auto, sin dejar ninguna ventanilla cerrada ni olvidarme el freno de mano.
Chau

sábado, 18 de marzo de 2017

El villano soy yo (Primera parte)

No sé cuánto tiempo pasó, pero puedo sentir todo esta energía adentro mío,  los maestros dijeron que si me concentraba suficiente tiempo podría derrotar a los demonios que azotan la nación. Ellos ya eran demasiado viejos y no tenían el tiempo, en cambio yo soy joven,  tengo más predisposición a asimilar la energía del mundo, según ellos nací con un don.
Me encerraron en una cueva con la esperanza de que nadie interrumpiera mi trabajo, ni siquiera la legión de demonios., y funcionó, me dieron el tiempo suficiente, y ya me siento capaz de vencer a cualquiera.
Pero parece que llegué demasiado tarde, la aldea está hecha cenizas, ni si quiera hay rastros de los cuerpos, pero puedo sentir las energías, casi puedo oler la muerte, los llantos desgarradores y los gritos de los ancianos implorando a los dioses, no puedo sentir a mi familia, ni mi esposa ni mis hijos estaban en la aldea cuando esto pasó, pero tampoco siento que estén vivos, ni aquí ni en ninguna parte del planeta.  Los demonios habrán aniquilado tan rápido a los ancianos que nos les dio el tiempo de avisarme, y yo estaba tan ansioso por volverme más y más poderoso que no captaba otra cosa que el poder fluyendo hacia mí.
No pude escucharlos, no pude sentir su dolor, ellos me entrenaron para defenderlos y no pude rescatar a nadie, solo me queda vengarlos, masacrar a los demonios como si no hubiera un mañana, despedazarlos y asesinarlos con sus propios miembros mutilados, cortar los cuernos de su rey y usarlos para masacrar a su pueblo de violadores, con sus propios cuernos matar a su familia enfrente suyo, convertirme en su peor pesadilla. La palabra demonio ya no le dará miedo a nadie.

Los estuve buscando por todo el planeta, hasta debajo de los grandes mares, si no me equivoco han pasado trescientos años desde que empecé a buscar y nada, no hay nada, ni demonio ni nada, estos enfermos mataron a toda  criatura viva en el planeta, no dejaron arboles ni animales, ni bacterias ni parásitos. El planeta entero está seco y a punto de morirse, la perversión de estos seres no tiene fin, en estos trescientos años no vi llover, hasta ese punto arruinaron todo.
El planeta solo está habitado por las ruinas de las civilizaciones, muchas de ellas mas avanzadas que mi pueblo, con objetos que no llego a comprender que utilidad tendrían, con estructuras duras como la roca que llegaban hasta las nubes, y a pesar de todo, mi pueblo era la única barrera con el poder místico para frenar a los demonios, y al derrotarnos, todo el mundo sucumbió.
Me he dado cuenta que ya no necesito de comida para vivir, aunque mi mente fantasea con un buen plato de carne, pero es solo por un placer carnal al que todavía estoy atado por nacer humano, aunque mi conciencia ya pertenece a otro plano.
Incluso desarrollé la habilidad de trasladarme en el espacio con solo pensarlo, esto me fue muy útil para acelerar la búsqueda, ahora solo tengo que pensar a donde podrían haber ido los demonios después de esto, que mundo fueron a destruir después del mío, cual será del desafortunado, pero a la vez afortunado espectador de mí masacre.
Solo tuve que buscar donde se estaba moviendo la vida, y me moví allí, no sabía ni donde era ni que tipo de vida me iba a encontrar, pero era un comienzo.
Aparecí en un mundo lleno seres flotantes hechos de algo que me pareció espuma, una espuma que cambiaba de forma constantemente y de color, y que todos parecían cambiar de una forma aleatoria, no se porque se me ocurrió que esa podía ser su forma de comunicarse, mediante formas y colores, obviamente me iba a ser imposible comunicarme con ellos. Así que me eleve por encima y recorrí la superficie de ese lugar, al elevarme caí en la cuenta de que nunca había pisado ninguna superficie, mi cuerpo inconscientemente se puso a flotar, y estos seres vivían en un planeta gaseoso. Al que por lo visto yo era capaz de aguantar, mi cuerpo había superado límites que ni yo sabía que podía ni que necesitaba. Se adaptaba mis necesidades, había adquirido un subconsciente más allá de mi comprensión.
Nada en este mundo me parecía familiar, nada parecía servir a mis propósitos. Estaba por concentrarme para dirigirme al próximo mundo habitado cuando un ser  de diez metros mas o menos cayó del cielo y me pegó con con sus dos puños entrelazados. Caí, no sé cuanto, porque todo el mundo era igual, puras emanaciones gaseosas, pero igualmente estaba contento, al fin uno de mis enemigos mostraba la cara, la lujuria de la lucha contenida por tantos años al fin iba a tener salida, mi corazón empezó a latir alocadamente, una sonrisa sádica se dibujó en mi rostro, tensé todos mis músculos, y alcé vuelo.
En menos de dos segundo lo tenía de frente, era un ser como ya dije de diez metros de altura, con tres cabezas, dos que miraban perpetuamente a los lados y una que era la principal me miraba a mí, con rencor, las cabezas de sus lados eran las cabezas de un león y un águila, la cabeza delantera era la de un carnero, el cuerpo de un humano. Ninguna encarnación me podría dar tanto la certeza de que me estaba enfrentando a un demonio como si lo llevara tatuado en la frente.
_Exijo saber tu nombre antes de matarte
_ Soy Izcaal,-las tres cabezas movían sus bocas produciendo tres voces diferentes pero unísonas, solo que en diferentes tonos de grave y agudo, el águila tenía la voz mas aguda, el león la mas grave, no me sería de extrañar que tengan una relación de triítono entre ellas, el intervalo prohibido- y me enviaron para desterrarte de la existencia, ahora, solo tiene que saber, que esto pondrá en equilibrio al universo…
Una grieta se abrió en el aire, si se podía calificar aire a lo que llenaba ese planeta, de cualquier modo,  que fui absorbido, hacia otro lugar, con otras leyes.
Otra vez flotando, pero esta vez parecía estar en un lugar formado por creatividad pura.
Triángulos de todos los tipos y colores, pirámides flotando alrededor mío, cuadrados y cubos, todas las figuras con sus respectivas formas tridimensionales, bustos con expresiones de horror, bustos que intentaban seducirme con sus lenguas, piernas corriendo solas de aquí para allá, un hombre sin piernas reclamando a algunas de los pares de piernas que se detengan.
Un corazón gigante latiendo pero sin venas, chorreando su sangre por todos lados, cálida y refrescante, no sé si la sangre real se siente así, debería probarlo.
Me tome toda la sangre de ese corazón, su bebida me puso en un estado de éxtasis, donde asesinar y violar no me colmaban en absoluto,  supongo que fue alguno de los habitantes de ese mundo surrealista el que me envió de vuelta, la verdad no presté atención estaba cegado.
El éxtasis todavía me duraba cuando tuve enfrente de vuelta a Izcaal, no le dí tiempo a nada, para cuando se percató de mi regresó yo ya estaba encima de su cara, le arranque los ojos, uno se lo comí, y el otro se lo deje colgando, apenas servil para que pueda ver cómo le arrancaba su órgano sexual y se lo metía por la boca, se terminó muriendo de asfixia. En realidad solo una de sus cabezas, las otras dos siguieron chillando de dolor, supongo que solo hacía falta matar a una para que las otras dos quedaran inútiles, las podría haber dejado ahí, pero eran insoportables, arranque la cabeza muerta, esto las termino de matar a las otras dos, esta sería mi trofeo, seguramente los demonios seguían vivos y empezaban a enviar emisarios para matarme. Voy a coleccionar cabezas hasta que encuentre a su jefe, y las voy a colgar a todas en su nuevo mundo, donde sea que esté, y solo en ese momento, considerare honrado a mí pueblo.





domingo, 12 de marzo de 2017

Me olvidé

Era un 25 de Febrero cuando me levanté temprano para ir a trabajar, el viaje hasta capital no era muy largo pero sí tedioso.  Siendo un total de siete estaciones a recorrer, más luego un pequeño viaje en subte, lo más tedioso eran las personas. Irrespetuosas, capaces de crucificar a su madre por un asiento en esa imitación de camión con rumbo al matadero. Yo con estar parado al lado de la puerta recostado contra la pared ya era suficiente para mi alma azotada por látigos mentales.
Nunca llegaba con una sonrisa al laburo, por lo general hacían chistes sobre eso, a mí me tenían cansado, lo importante era que fuera e hiciera mi trabajo, a la computadora no le importaba si cuando apretaba sus teclas lo hacía con una sonrisa o con el ceño fruncido y resoplando cada dos minutos y con gestos de cansancio.
Pero hubiera deseado que la expresión con la que me recibieran ese día fuera de burla por mi aspecto. Más bien me ignoraron primeramente, lo cual yo agradecí porque pensé que ese día me salvaba de azote. Pero luego ellos entraron y yo quise entrar atrás suyo para fichar y todos se dieron vuelta en seco mirándome extrañados, sin prestares atención les pedí permiso para poder fichar. Pero el más grandote de mis compañeros me tomo de mi mano, la que ya tenía el pulgar levantado y me dijo:
_ Disculpe señor ¿Se le ofrece algo? El horario de atención empieza a las once horas.
Yo obviamente pensé que me estaban tomando el pelo o no sé que pensé, ante cosas así no suelo reaccionar directamente porque no les quiero dar el lujo de ver cumplido su cometido pseudo- chistoso de mono prefabricado por la televisión.
Con un movimiento en seco solté mi mano, volviendo a acercarme al fichero.
Mi compañero esta vez me tomo de los hombres con tal fuerza que me direccionaba lenta pero eficazmente hacia la salida, y con tal calma que nadie podría culparlo de agresión. De la que sí me culparían a mí,
_ Dale pelotudo que mierda te pasa, deja de joder la concha tuya.
Parecía un trapo tonto y retrasado intentando zafarme, para cuando me solté no fue por mí, sino porque mi compañero usando mi propia fuerza me dio un ligero empujoncito y me caí de boca al piso, cerrando la puerta tras de sí.
Mi nariz y mi boca sangraban, saborear mi sangre me hizo llenar de resentimiento y empecé a darle patadas a  la puerta, gritando:
_Déjenme pasar la concha de su madre, vos Fede  sé que estás ahí, abrime la puta que te pario, no me vas a robar el laburo como hiciste con todos. Dale forro abrime o te juro que te reviento el auto, te lo quemo. TE LO QUEMO EH!!! ABRIMEEEE… hasta que dí una arcada del esfuerzo.
Eso me hizo caer en la cuenta de que así no iba a lograr, a lo sumo tenía que ir a la sede del sindicato para denunciar a estos corruptos hijos de mil puta por despido sin causa.
Les voy a hacer un juicio, voy a arruinarlos, especialmente a la puta de mi gerenta que me forreo todo este tiempo, les voy a sacar toda la plata, voy a inventar injurias para sacarles lo más posible para que terminen en la calle como pretenden que yo termine. Pero yo no, yo soy más fuerte, nadie me vence, voy a escupir sobre su pobreza.
Pero primero tenía que volver a mi casa a ducharme, necesitaba estar presentable para  ir al sindicato. Y hablar esto con Lucía seguro me va a hacer bien, ella siempre me da buenas ideas, me sugiere cosas que a mí no se me hubieran ocurrido.
Como esa vez que me sugirió pasar mi lesión de tobillo como un accidente laboral, que teóricamente me habría ocurrido bajando del tren en el tumulto, cuando en realidad me pisaron jugando al futbol.  Pequeñas cosas pero que me alivianan bastante, porque pensé que iba a perder el trabajo por inútil, y al final ellos me tuvieron que pagar la rehabilitación y yo como pancho en mi casa con mí cogiendo todo el día.
Sí, ella va a saber ayudarme, y sobre todo, va a compartir mi sentimiento de venganza, no, más bien, de resarcimiento.
Esta vez el viaje de vuelta a mi casa es tranquilo, obviamente a esa hora nadie se va de capital, así que aproveche a dormirme una siesta, me despeine, y aparte como hacía calor, me compre una botella de agua solo para tirármela en la cabeza. Al llegar a la esquina de mi casa ninguno de los vecinos chusmas me interrogó por verme a esa hora, solo me miraron con cierta mirada de extrañeza pero por suerte a ninguno se le ocurrió hablarme, solo tenía ánimos para mi novia.
Pero  por lo visto ella no tenía ánimos de mí, ya que estaba con la cara apoyada contra la pared con un vecino atrás suyo, Pablo, era muy obvio como siempre la miro a mi novia, pero nunca hubiera sospechado que ella le siguiera el juego, siempre creí en ella como la muestra de pureza más grande en el mundo.
Esto era demasiado, primero mi trabajo y luego esto, me podrían dar una cachetada que no reaccionaría, estaba bloqueado, todo sucedió tan rápido, que para cuando quise acordar había degollado a Pablo, y la tenía a Lucía abajo mío, con mis rodillas a los lados de su cara y una cuchilla rodeándole cariñosamente el cuello, acariciándola como mi último acto de amor hacia ella.
Lo que primero parecía un grito lejano, pensé que era un vecino gritando alarmado, pero cuando la realidad fue ganando nitidez para mí, bajé la mirada y me di cuenta que la que gritaba era Lucía, que llorando, no dejaba de decir:
_ ¿Quién sos? ¿Por qué haces esto? No te conozco, ¿Qué te hicimos para merecer esto? Por favor no me mates, hago lo que quieras pero no me mat…
Con un movimiento casi reflejo ante la maraña de sinsentidos que decía mi compañera de vida, mi brazo acabo rápido con su garganta y su vida.
No me molesté en arreglar la escena, la de las buenas ideas siempre fue Lucía, y tampoco quería, con que necesidad, por más que logre escapar ya no tengo ningún propósito en la vida, todo lo que quería se fue, no tengo trabajo y asesine a dos personas. Lo único digno que podía hacer era llamar a mis padres para que se enteren por mí y no por unos periodistas sensacionalistas que me harían quedar como un enfermo, cuando la enferma es la sociedad, podrida hasta la sien, que me llevo  a hacer esto.
_Hola má, mate a lucía má, le corte la garganta y también a su amante, mi vecino Pablo, el que vino a tomar mates a veces cuando estábamos nosotros, a él le arrastre el cuchillo por la columna, en realidad no se ni como lo hice, solo se que tiene un tajo vertical a lo largo de toda la espalda y lo suficientemente profundo para que todavía no le deje de burbujear sangre. Estaba en trance ma, por favor, solo imploro tu perdón.
_ ¿Luciano?
_No ma, soy fer, que pasa no me reconoces
_ No tengo ningún hijo fer se debe haber equivocado de numero
_Pero mama que te pasa
No me dio respuesta, ya había colgado.
A medida que hablaba había escuchado los gritos de los vecinos, decidí salir, total, no me iba a oponer a mi arresto. En el medio de la calle de tierra, todo ensangrentado era todo un espectáculo, me saque la remera, hacía calor y la sangre me empezaba a incomodar.
El patrullero llegó, los oficiales pasaron al lado mío, en unos minutos cercaron la escena y se llevaron los cuerpos en una bolsa. Pasaron cuarenta minutos y nadie me decía nada.
Hasta que un oficial me dirigió la palabra, cuando  vi que el uniformado se acercaba a mí para hablarme casi que me alegre porque sabía que mi castigo y posterior redención llegarían. Pero solo dijo
_ Señor por favor, aléjese, hubo un crimen aquí y el asesino anda suelto, refúgiese en su casa, es lo mejor.

El oficial siguió apartando a los chusmas del barrio, y a lo lejos vio como el individuo sin remera doblaba en la esquina y se perdía.